Implantes Dentales

¿Qué son los implantes dentales?

El implante es una raíz artificial que consta de un tornillo de titanio que se coloca en el hueso. Ésto se realiza en el consultorio odontológico, con anestesia local. En una segunda etapa, luego de un tiempo de espera de 2 a 6 meses, se repone sobre el implante la o las piezas ausentes. Para esta fase existen dos tipos de tratamiento: utilización de piezas dentarias fijas o piezas dentarias removibles.

1| En caso de ausencia de un diente, la odontología convencional se vale de las piezas vecinas que están sanas, debiendo tallarlas para “sostener” la ausente. En cambio, el implante la repone manteniendo las piezas vecinas intactas.

2| Si faltan dos o más piezas dentarias seguidas, la odontología convencional ofrece las prótesis removibles (se ponen y se sacan), que también se valen de las piezas vecinas para sostenerla por medio de ganchos. En cambio, el implante repone estos dientes en forma fija sin la necesidad de alterar los vecinos, mediante un puente sobre implantes. No necesariamente deben colocarse tantos implantes como piezas ausentes, si bien sería lo ideal. Pueden utilizarse, por ejemplo, para tres dientes faltantes, dos implantes y un puente de tres piezas sobre ellos.


3| En un paciente totalmente desdentado la odontología convencional propone colocar una prótesis completa, que luego de un tiempo y sobre todo en las inferiores, son inestables y no se retienen correctamente. Ésto se debe, generalmente, a una pérdida ósea importante y los pacientes sufren desórdenes funcionales y, por supuesto, estéticos. En cambio, con implantes, una solución posible y con excelentes resultados, es lo que denominamos sobredentaduras. Un ejemplo es la colocación de cuatro implantes interconectados con una barra por fuera de la encía, sobre la cual la prótesis completa se retiene adecuadamente. En este caso, el paciente puede y debe sacarse la prótesis para higienizarse correctamente. Si bien es una prótesis completa removible, se fija correctamente sobre la barra montada en los implantes, desapareciendo la inestabilidad de las prótesis completas inferiores tradicionales en un terreno desfavorable.

La solución implantaria es una opción más que nos brinda la odontología estética moderna.

Es indispensable entonces, realizar un diagnóstico para cada caso en particular teniendo en cuenta los requerimientos funcionales y estéticos, evaluando ventajas y desventajas respecto a otras posibles soluciones y decidiendo en conjunto, el profesional con el paciente, el plan de tratamiento adecuado.